Un libro prometedor "Software for your head"

Estoy leyendo un libro que he encontrado a través de este post. Su título: “Software for your head. Creating and maintaining a shared vision” y su versión electrónica se puede descargar de forma gratuita.

Me atrajo porque ayuda a clarificar las características esenciales que están detrás de los grandes equipos, mas allá de sistemas o modelos mas o menos elaborados o mas o menos de moda. Además sus resultados se apoyan en la observación de multitud de talleres de equipo realizados por los autores. El libro describe estas características como una serie de protocolos, patrones y otros elementos que seguidos permiten generar equipos que viven para crear productos sobresalientes.

La primera parte está dedicada al requisito básico para abandonar la mediocridad: los miembros del equipo deben estar presentes. Cuando se les ve reunidos no son máscaras que no expresan con sinceridad lo que sienten y piensan, su tiempo es precioso y saben lo que les gusta. Un equipo excelente tiene personas que actúan con integridad hacia si mismos y hacia los demás. Ese es el camino.

Hay un parrafo en el libro donde traducido viene a decir: “Es falso pensar que actuar profesionalmente es actuar de alguna manera sin emociones, o pensar que lo personal y lo profesional son aspectos separados, donde uno es uno mismo solo en el ámbito personal”. En una cadena de montaje o en una organización jerárquica produciendo productos indiferenciados, podía tener sentido que las personas estuvieran desconectadas, ausentes del trabajo. Hoy en día esto no tiene sentido. Menos cuanto mas diferenciado es el producto que se pretende crear.

Los autores llegan a hablar de que el producto es un reflejo del equipo, una idea muy potente.

La presencia está muy relacionada con la conciencia de lo que se hace, con el conocimiento de lo que se quiere. De ahí que la presencia en el trabajo vaya pareja con la eficiencia en el trabajo, nuestro tiempo es valioso. Lo único con derecho a captar nuestra atención son los resultados.

En otro parrafo comenta: “La especificaciones, los planes o las presentaciones no suelen tener que ver con el resultado. De igual manera las reuniones, las revisiones y la administración no son el resultado. Aunque estas cosas pueden contribuir a lograrlo, a menudo evolucionan hasta convertirse en tareas que se justifican por si mismas”. Si te ves realizando tareas no relacionadas con la creación del producto o no contribuyendo directamente a aquellas que lo producen, probablemente estas haciendo algo mal. Seguro que tu presencia real y comprometida se necesita en alguna parte.

Creo que este libro va a merecer una lectura completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *