La comunicación en los equipos colaborativos

Continuando con Software for Your Head, he leido algunos aspectos sobre comunicación entre los miembros de un equipo que quiero compartir con vosotros.

En este libro se concretan en cuatro apartados básicos los comportamientos que permiten a cualquier equipo colaborativo mejorar sus resultados. En cierta manera los primeros sirven de base a los siguientes. Los apartados son:

  • “Checkin”, relativo a la presencia, a la participación real de los miembros de un equipo.
  • “Decider”, relativo al proceso de toma de decisión.
  • “Aligment”, facilitador de la toma de decisiones.
  • “Shared Vision”, con los comportamientos que logran una visión compartida de los miembros del equipo: el objetivo final.

En los cuatro casos los comportamientos están “codificados” haciendo uso de protocolos, patrones y definiciones. Ese es el software para tu cabeza del que habla el título del libro. Por ejemplo los aspectos de comunicación son presentados como un patrón dentro del apartado de “Checkin”.

Jim y Michele MCarthy explican que la presencia, la integridad para con uno y con el grupo está en la base de la calidad en la comunicación. Sin presencia real hay represión de emociones, rechazo a la visión compartida, y esto lleva a que la conexión entre las personas sea de baja calidad y la información transmitida pobre o nula. Acabamos perdiendo el tiempo.

La presencia es el prerequisito de una buena comunicación, una vez que se establece “la conexión”. Sin embargo esta no llega gratis.

Como dicen los autores: “Most people spend their working hours in the default human-human interface environment, created by no one, but
affected by everyone.” El mecanismo con el que se trabaja es de lo mas rudimentario, y en el lo mas importante es no sentirnos molestos o incómodos. La gente “conecta” solo por casualidad.

Lo que proponen es sustituir esa casualidad por algo elaborado. La mayoría de los equipos no logran “conectar” porque no realizan las tareas previas que garantizan una buena comunicación. No comprueban “el estado de la línea” para ver las velocidades a las que es posible comunicarse ¿en que estado emocional está el otro? ¿su contexto es el mismo que el nuestro o lo que le vamos a decir le va a sonar a chino?.

Tras empezar la conversación la calidad no se mantiene sola, hay que cuidarla activamente, tener una comunicación consciente. La comunicación en un equipo debe partir de un acuerdo para establecer comunicación de calidad. Se debe monitorizar el estado de esta mientras se realiza, para poner remedio en caso de que se esté perdiendo.

En algún lugar del libro nos acaban diciendo “ni te molestes en comunicarte si previamente no has establecido una conexión”. ¿Quien no ha sentido la frustración de creer que se le ha entendido y darse cuenta al cabo de unos días que no ha sido así? Eso entre compañeros del mismo área, imaginad en un equipo multidisciplinar o multicultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *