¿Agile vs Remote?

Cuando leo sobre experiencias de desarrollo ágil en la red tengo la impresión de que mucha gente percibe el Agilismo como algo contrapuesto a tener en una organización personas y equipos trabajando en remoto. ¿Hasta qué punto el desarrollo ágil es compatible con tener equipos distribuidos?

El acento en el agilismo está puesto en la cercanía. Se prioriza la interacción directa entre las personas sobre los procesos y las herramientas. El cliente, el negocio, participa del proceso de desarrollo, no se limita a negociar un contrato.

Continúa leyendo ¿Agile vs Remote?

Profesionales excelentes, no prima donnas

Uno de los principios contenidos en el manifiesto por el desarrollo ágil de software, publicado en 2001, dice lo siguiente:

“Build projects around motivated individuals. Give them the environment and support they need, and trust them to get the job done.”

En el desarrollo ágil el acento está puesto sobre el individuo, sobre el experto en algo. Con buen criterio afirma que hay que confiar en su capacidad para aportar soluciones, hay que despejarle el camino en caso de que haya obstáculos que dificulten la consecución de su tarea, hay que darle inspiración en vez de darle instrucciones.

Se nos dice que la empresa ideal no es jerárquica, es cooperativa, es rápida. Con una gestión ligera y diferente y un grupo de expertos que se autoorganizan. Para llegar a ella la organización debe cambiar, los “jefes” deben cambiar…  Pero también son necesarios individuos, expertos con las cualidades adecuadas para trabajar de esta manera.

Un equipo ágil que ofrezca resultados de calidad también exige tener personas con unos valores y cualidades particulares. Se cede el poder al experto, pero de nada nos valdrá si olvida que trabaja por un objetivo común, poco aportará si no es capaz de escuchar, si no busca activamente integrar las ideas de los demás en sus ideas.

Cada vez mas, los problemas a los que nos enfrentamos son esos que llaman “wicked problems“, problemas perversos. Complejos, sin procedimientos claros para resolverlos y por supuesto sin posibilidad de automatizarlos. Para aportar soluciones hacen falta muchas voces, pero también muchos oidos.

No son prima donnas lo que necesitan los equipos sino profesionales excelentes, gente que no solo sirva para sacar las castañas del fuego sino que ayuden a crear equipos brillantes y con futuro.